miércoles, 29 de junio de 2016

Leer juntos en Brioleta





BRIOLETA 2016. IX Encuentro de Escritoras Aragonesas
Los días 1, 2 y 3 de julio se celebra Brioleta, el encuentro de escritoras aragonesas en Yésero (Huesca), en pleno Pirineo. Para ir abriendo boca, ahí va el programa. Además este año, a los docentes, nos van a certificar Un crédito (10 horas de formación). Nos podremos apuntar en Yésero mismo o en la Plataforma Doceo
DÍA 1, viernes
20:30 h. Recepción de las invitadas en el Ayuntamiento.
22:00 h. Inauguración del encuentro en Yésero, por la alcaldesa de Yésero y consejera de Cultura de la Comarca Alto Gállego y la Presidenta de la Comarca Alto Gállego.
22,15 h. Velada literaria. Coordina: Reyes Guillén.

DÍA 2, sábado
10:00 h. Visita guiada al Centro de la Pez de Yésero.
11,00 h. Taller y sesión de Cuentacuentos a cargo de CARMEN CONGUANTES. (entrada libre)
16 h. Apertura stand de Libros en femenino y visita a la exposición fotográfica “Mujeres Altoaragonesas”.
17 h. Mesa redonda: “¿Por qué escribimos?”: Clara Castán, Margarita Barbachano, María Dubón, Marta Domínguez Alonso y Ana Cristina Vicén.
19,30 h. Panel de experiencias titulada "Los libros nos abrigan más que las chaquetas". Las tertulias como espacio de acogida, respeto, aprendizaje y revolución, a cargo de Carmen Carramiñana.
22,30 h. Actuación teatral a cargo de MUJERES EN SOLFA, por La Chaminera (entrada libre)
DÍA 3, domingo
10,30 h. Apertura stand de Libros en femenino.
11:00 h. Firma de libros de las autoras invitadas.
12:00 h. Espectáculo musical de jota: CIRIA Y BUENO EN ARAGONÉS (entrada libre)
13:00 h. Clausura con Presentación de “El vino de las nieves” de Bodegas Bal minuta.
ORGANIZA:
Comarca Alto Gállego
COLABORA:
Ayuntamiento de Yésero

 https://www.facebook.com/brioleta.encuentroescritoras?fref=ts

jueves, 16 de junio de 2016

Leer juntos 16 de junio

Tertulia de Leer juntos
16 de junio de 2016
9:30 de la noche
Biblioteca pública de Ballobar

Comentamos

Los mejores relatos de Roald Dahl
. Alfaguara

La casa. Paco Roca. Astiberri



Un poema para la sesión


TODOS LOS GUSANOS DE SEDA

Hay algo fascinante en el fracaso,
una bocanada de rebeldía fresca
que anima el orgullo de los insignificantes.
Hay algo fascinante en el fracaso,
en lo que no hubieras vivido
de haberse cumplido
tu ensoñación imposible.
Hay algo fascinante en el fracaso,
en el no, en el stop, en el muro,
en el desaliento constante de los caprichosos.
Algo hay verdaderamente fascinante en el fracaso:
unas alas suaves de mariposa
que rompen las ilusiones de seda
donde se alimentan todos los gusanos.
 
Estela Puyuelo (Huesca, 1976) Todos los gusanos de seda. Olifante, 2015


miércoles, 4 de mayo de 2016

TERTULIA 5 DE MAYO

Preparamos la tertulia del 5 de mayo, jueves

Biblioteca Municipal de Ballobar

21 horas

VI Encuentro de Leer juntos en Zaidín

Se celebrará en la localidad vecina el próximo 7 de mayo

Podemos tener información en el enlace de Bibliotecas Escolares de Aragón 




cartel leer juntos zaidín

 Inscripciones en este enlace

 

Un artículo para leer in situ, o para disfrutar en cualquier momento

La escritura del lector. Orografías de las bibliotecas personales.
En tirando a citar. + Preguntas que respuestas. Rafael Muñoz, en Salamanca al día.



Tener los pies en alto es la primera condición para disfrutar de la lectura.
Bueno, ¿a qué esperas? Extiende las piernas, alarga también los pies sobre un cojín, sobre dos cojines, sobre los brazos del sofá, sobre las orejas del sillón, sobre la mesita de té, sobre el escritorio, sobre el piano, sobre el globo terráqueo. Quítate los zapatos, primero. Si quieres tener los pies en alto; si no, vuelve a ponértelos. Y ahora no te quedes ahí con los zapatos en una mano y el libro en otra.
Regula la luz de modo que no te fatigue la vista. Hazlo ahora, porque en cuanto te hayas sumido en la lectura ya no habrá forma de moverte. Haz de modo que la página no quede en sombra, un adensarse de letras negras sobre un fondo gris, uniformes como un tropel de ratones; pero ten cuidado  de que no te caiga encima una luz demasiado fuerte que se refleje sobre la cruda blancura del papel royendo las sombras de los caracteres como en un mediodía del sur.
Italo Calvino

Antes de llegar a este punto que nos avanza Calvino y que es el anuncio, la posibilidad, quizá la antesala para rozar una cierta plenitud, el gozo que siempre, oiga, siempre, supone hacerse con una buena historia, tengo que contarles otra.

Hace ya algunos meses, en uno de esos épicos encuentros que afortunadamente se reproducen como las esporas en las bibliotecas de nuestras ciudades, alguien presentó un libro que enseguida llamó mi atención debido a su singular título: Tocar los libros. Me pareció una acertada y lúcida manera de renombrar a la lectura y lo que ésta significa.

Inmediatamente me invadieron términos similares: acariciar, rozar; a su lado estaban también tentar o tantear, sin olvidar esos verbos de innegable y sugerente proximidad con el tema del que hablamos: atañer, concernir o arribar y alcanzar.

(Para leer el artículo completo: 

http://salamancartvaldia.es/not/110407/escritura-lector-orografias-bibliotecas-personales/)


Un poema 

1
PRÓLOGO

Todo lo que por ti vi
-la estrella sobre el aprisco,
el carro estival del heno
y el alba del alhelí-,
si me miras, para ti.
Lo que gustaste por mí
- la azúcar del malvavisco,
la menta del mar sereno
y el humo azul del benjuí-,
si me miras, para ti.  
 

De Rafael Alberti. Amigo de Carmen Laforet
De "El Alba del alhelí" (1925-1926)


La tertulia

Nada, de Carmen Laforet

En la página oficial de la escritora (de los herederos), podemos encontrar datos de interés sobre su vida, su obra, la visión que nos transmiten de ella otros autores y otros datos de interés.
http://www.carmenlaforet.com/


Carmen Laforet


He nacido en Barcelona, el 6 de septiembre de 1921. En enero de 1944 –a los 22 años- empecé a escribir mi primera novela: Nada.
En el intervalo entre esas dos fechas mi vida se había ido modelando de la siguiente forma:
En 1923 –a punto de cumplir dos años-, fui con mis padres a Canarias. Mi padre era arquitecto y también profesor de la Escuela de Peritaje Industrial. Nuestro traslado a Canarias se debió a necesidades de este profesorado. Yo recuerdo a mi padre muy joven, bien constituido, muy deportista. Tenía la costumbre de fumar en pipa y usaba una excelente mezcla inglesa cuyo olor se ha quedado en mí –así como el de los encerados corredores de la casa de Las Palmas- como uno de los olores inconfundibles de mi infancia.
Mi padre era hijo de sevillanos, de origen nórdico (de origen francés mi abuelo, y vasco mi abuela). Mi padre se había educado en Barcelona. Era un balandrista notable y tenía un barco propio. Había sido campeón de tiro al blanco con pistola en su juventud, y también teníamos en casa copas obtenidas en carreras de bicicletas. El nos enseñó a nadar a mis hermanos y a mí, a soportar fatigas físicas sin quejarnos, a hacer excursiones por el interior de la isla… y a tirar al blanco con pistola, cosa en que yo fui siempre más torpe que mis hermanos.
Mi madre era toledana. Hija de una familia muy humilde, había hecho los estudios de primera enseñanza en la escuela de niñas pobres de unas monjas. Más tarde, obtuvo una beca para estudiar magisterio. Mi padre la conoció como alumna en una época en que él, accidentalmente, dio clases de dibujo en la escuela Normal de Toledo-
Mi madre al casarse tenía dieciocho años; veinte al nacer yo –fui el primer hijo del matrimonio-, y treinta y tres el día en que murió en Canarias. Yo la recuerdo como una mujer menuda, de enorme energía espiritual, de agudísima inteligencia y un sentido castellano, inflexible, del deber. Era una mujer de una elegancia espiritual enorme. Recuerdo también su bondad. Tenía el don de la amistad. En Las Palmas aún hay muchas personas que la querían y la recuerdan vivamente… Ella nos enseñó a mis hermanos y a mí la valentía espiritual de la veracidad, de no dejar las cosas a medias tintas, de saber aceptar las consecuencias de nuestros actos. En mi época de Canarias entran también mis dos hermanos Eduardo y Juan, con quienes siempre me he sentido compenetrada; y entra también más tarde una madrastra, que, a pesar de todas mis resistencias a creer en los cuentos de hadas, me confirmó su veracidad, comportándose como las madrastras de esos cuentos. De ella aprendí que la fantasía siempre es pobre comparada con la realidad. (¡Esto antes de haber leído a Dostoievski!)
En el año 1939 –exactamente en septiembre- volví a Barcelona, donde viví tres años. Después de este periodo vivo en Madrid. He frecuentado –sin terminar ninguna de las dos carreras comenzadas- las Universidades de Barcelona y Madrid. He leído mucho. La vida me ha interesado en todos sus momentos, tanto en los malos como en los buenos. Cuando vuelvo la vista atrás, veo que todos esos años se han combinado para hacerme una persona capaz del difícil don de sentir la felicidad, y humildemente creo que hasta de derramarla en un círculo muy íntimo.
Hasta aquí la historia de una muchacha de veintidós años. De esa época en adelante sabréis todo aquello que tenga conexión con mis libros en las pequeñas notas que he escrito al comenzar los distintos periodos de mi obra. Por estas anotaciones y por los fragmentos de mis libros veréis que, si mis novelas están hechas de mi propia sustancia y reflejan ese mundo que –según os explicaba antes- soy yo, en ninguna de ellas, sin embargo, he querido retratarme.
...
... se trasladó a Madrid donde en unos meses escribiría Nada que, aunque no es una novela estrictamente autobiográfica, es el fruto de sus experiencias en esos años. Cuando escribió Nada, que obtuvo el primer Premio Nadal, tenía 22 años y el éxito que obtuvo en plena juventud marcó su carrera de escritora. Nada fue considerada la mejor novela española contemporánea y el libro más vendido del momento. Recibió también el Premio Fastenrath, de la Real Academia de la Lengua Española en 1948, y el conjunto de elogios que incluía artículos firmados por Juan Ramón Jiménez (de un poema suyo salían el título y la cita inicial de la obra), Ramón Sender,  Azorín, y críticos como Melchor Fernández Almagro, José María de Cossío o Pedro Laín Entralgo demuestran el impacto que dentro y fuera de nuestras fronteras tuvo la publicación de un libro que revolucionó el panorama literario de la posguerra española. Actualmente Nada está considerado como un clásico, se reedita de manera continua, es estudiada en los departamentos de español de todo el mundo, ha sido traducida a numerosos países y le ha asegurado a Carmen Laforet un puesto de honor en la historia de la narrativa española.
Cuando se habla de Carmen Laforet siempre se destacan tres cosas: es la autora de Nada, recibió el prestigioso premio Nadal e inmediatamente se hace alusión al silencio en el que culminó su carrera de escritora comparándola en algunos casos al escritor mexicano Juan Rulfo. Pero si bien es cierto que la escritora se retiró voluntariamente del mundo literario de la época, de sus envidias, enemistades y rencillas, y que se la puede considerar una escritora poco prolífica, publicó otras excelentes novelas: en 1952  apareció La isla y los demonios, que tiene como protagonista a una adolescente, Marta Camino, basándose en su propia experiencia juvenil en Las Palmas de Gran Canaria. La mujer nueva (1955) que ganó el Premio Menorca de Novela de 1955 y el Premio Nacional de Literatura de 1956, narra la aventura espiritual de la protagonista y su conversión al catolicismo. En 1963 publicó La insolación. Esta última novela formaba parte de una triología Tres pasos fuera del tiempo que no llegó a completarse. El segundo tomo Al volver la esquina, que ella no se había decidido a publicar, se editó póstumamente en el año 2004. Escribió además, siete novelas cortas, veintidós cuentos, narraciones de viaje e innumerables artículos para periódicos y revistas.
Carmen Laforet se casó en 1946 con el periodista y crítico literario Manuel Cerezales con el que tuvo cinco hijos. El matrimonio se separó en 1970.
En 2003 se publicó Puedo contar contigo, que contiene la relación epistolar entre Carmen Laforet y el escritor Ramón J. Sender, un total de 76 cartas en las que la escritora le cuenta sobre su vida familiar, los hijos, sus dificultades de ser y escribir como mujer, la inseguridad frente a su obra de la que se muestra muy crítica.
Su paulatino distanciamiento de la vida pública se aceleró debido a una enfermedad degenerativa que afectaba a la memoria y que la dejo sin habla en los últimos años de su vida.
En 2009 su hija, Cristina Cerezales publicó el libro Música Blanca en el que, en un diálogo sin palabras con su madre, emprende un recorrido por los senderos de la memoria en el que abundan detalles reveladores que permiten entender en profundidad su vida y su obra.
Carmen Laforet murió en Madrid el 28 de febrero de 2004.



 

Muere en 2004 ( http://www.rtve.es/alacarta/videos/escritores-en-el-archivo-de-rtve/muere-carmen-laforet-2004/1318578/ )


Carmen Laforet, la chica rara. 
En Imprescindibles. rtve, 29 de abril de 2016

Documentos RNE: Carmen Laforet, el silencio de una escritora 
José Manuel Delgado. 30 de julio de 2011

Cartas de Carmen Laforet a la familia Rabal Balaguer
En la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes 


Mujeres de la postguerra. De Carmen Laforet a Rosa Chacel

"En "Mujeres de la posguerra. De Carmen Laforet a Rosa Chacel" (Planeta, 2002), Inmaculada de la Fuente -periodista del diario El País- aborda una biografía de la autora de Nada, insertada en las vidas y obras de las escritoras de los años cincuenta que la sucedieron y las maestras de su juventud arrastradas al exilio tras la derrota republicana en 1939. Lo que sigue son dos amplios extractos de dos capítulos del libro. El primero presenta a Carmen Laforet unida por hilos vitales y literarios a veces invisibles, a otras narradoras de su tiempo. En el segundo, el lector encuentra el latido íntimo y la faceta creativa de la autora inolvidable autora de "Nada" ."
 (En: http://www.literaturas.com/v010/sec0404/libros/tex0404-01.htm)



EL BALCÓN EN INVIERNO




La tertulia del 22 de marzo tuvo dos protagonistas: Teresa Agustín, a quien descubrimos como poeta
(Ver Noticia en nuestro Blog) y de la que leímos varios poemas, y Luis Landero, del que comentamos El balcón en invierno, editado por Tusquets.
 
 Teresa Agustín estuvo acompañada por Carmen Magallón (a la derecha) en el homaje poético de Fraga.

La lectura biográfica de Luis Landero  nos interesó por...
... la forma de estar contada, no es una biografía cronológica, va seleccionando retazos de su vida que considera significativos para, probablemente, entenderse a sí mismo.
... la inseguridad que vive en su adolescencia, esa que le hace ir de un trabajo a otro, la que le hace plantearse qué quiere hacer con su vida.
... el enfrentamiento con su padre, el hombre que quiso ser alguien en la vida y se quedó en el "ansia" por ser, sin realmente ponerse a conseguirlo.
... el prematuro fallecimiento del padre.
... la necesidad de comprenderlo, que aumenta precisamente por la pérdida.
... la madre. Tranquila, trabajadora, la que sabe esperar, la que realmente mantiene a la familia. La que mantiene la relación con el pueblo, con las raíces.
... la inmigración, el camino del pueblo a la gran ciudad. Y la pérdida que eso también supone, aunque la ciudad aporte otros descubrimientos, otras posibilidades.
... las sensaciones que provoca la vuelta al pueblo cuando se vive fuera, sensaciones en las que algunas personas nos reconocemos.
... las personas que marcan la vida de Luis Landero, además de su padre y su madre. Nos ha parecido entrañable la relación con su cuñado, el guitarrista.
... la relación que hemos establecido entre algunos episodios de la obra y nuestras propias vivencias,  o la de algunas familias de Ballobar que han vivido procesos migratorios similares.
... la madres, las hermanas, las máquinas de tejer, las máquinas de coser, nos han hecho recordar con cariño las historias de estas máquinas en nuestras vidas.
... su proceso de acercamiento a los libros, a la poesía. Cuando parecía que su vida iba dando tumbos, el encuentro con la poesía cambió su vida. Nos han gustado los capítulos en los que habla de su biblioteca, de sus lecturas y de cómo la literatura construye la vida.
... 

Leer este libro ayuda a entender otros libros escritos por Luis Landero, por ejemplo, Juegos de la edad tardía.

Próxima tertulia: Nada, de Carmen Laforet